Álvaro Buitrago
Quién soy

¡Hola! Me llamo Álvaro Buitrago y estudio Ingeniería Naval en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales de la Universidad Politécnica de Madrid. Cuando no estoy en la universidad o trabajando, me dedico a hacer preguntas, muchas preguntas… A veces hasta demasiadas.

Me acuerdo de una vez cuando fui a Comillas (el pueblo de Cantabria, no la universidad) en agosto. Yo dormía en casa de mi amigo Zalo, que también es proyecto de ingeniero, pero de minas y energías. Cuando llegué a su casa conocí a Lucas, un seminarista que también estaba pasando unos días ahí. Es un auténtico crack, os lo juro. Imaginaos, mi primer día ahí y en pleno verano: como no podía ser de otra manera, el plan inicial era salir de fiesta. Sin embargo, yo decidí quedarme con Lucas en una terraza preguntándole de todo durante casi seis horas, tiempo suficiente para que mis amigos volviesen de fiesta y yo siguiese en el mismo sitio preguntándole. Como ya sabréis, las entrevistas las intento hacer más cortas, pero si algún día hablas conmigo ten cuidado porque yo empiezo y no paro…

Bueno, a lo que iba. Siempre he sido un chaval curioso, aunque he de decir que nunca he sido una persona superapasionada de los barcos. Es cierto que las pocas veces que navegué cuando era pequeño me encantaron, pero no os voy a mentir: lo mío no fue algo vocacional hasta hace más o menos un año. Entonces empecé a hablar con un profesor de la escuela, David Díaz (otro fuera de serie), que fue mi mentor y me ayudó a buscar mi lugar en este mundo. Le estaré siempre agradecido por el tiempo que me dedicó. Poco a poco me di cuenta de que este es un sector apasionante con muchas opciones y mi curiosidad fue aumentando.

Ahora me apasiona el sector naval y todo lo que lo rodea, por eso intento aprender todo lo que puedo de él, y mientras aprovecho también para compartirlo. Llevo poquito en esto así que te agradeceré cualquier crítica que pueda ayudarme, cuanta más gente participe mejor. Como siempre dicen, dos mentes siempre piensan más —y mejor— que una, y si somos doscientas ya te juro que nos hacemos trending topic. ¡Gracias!

Pd.: si has llegado hasta aquí y quieres que algún día nos conozcamos en persona no dudes en contactar conmigo y nos tomamos un café. Prometo no hacerte más de cien preguntas.

Ya sé que estás cansado de oírlo, pero me obligan a decirte que aquí también usamos cookies. Puedes revisar la política aquí.